Verano, 5 tips para proteger a los niños del calor


Durante el verano, los niños salen de sus rutinas y consumen mucha más energía,  además con el verano también llegan las altas temperaturas por lo que debemos extremar las precauciones cuando se trata de bebés y niños. Hoy te damos 5 consejos básicos para proteger a tus hijos del calor y cuidar su delicada piel durante el verano.

1. CUIDADO CON EL SOL

Durante el verano a todos nos gusta disfrutar del sol y de la playa, y más si es en familia. Para poder disfrutar, de forma segura, bajo el sol, antes debemos asegurarnos de que los más pequeños estén protegidos. Como comentamos en el post de Cremas solares en niños: ¿Qué hay que tener en cuenta?” es importante ser conscientes de lo que necesita la piel de bebé en cada etapa y saber cómo protegerla de la forma más adecuada.

Durante los 6 primeros meses de vida, la mejor protección es la sombra, a partir de los 6 meses y hasta los 3 años, debemos extremar las precauciones si exponemos al bebé al sol y nos aseguraremos que la que la crema solar sea especial para niños y bebés, aunque la exposición al sol será muy limitada. Finalmente a partir de los tres años, no debemos bajar la guardia, es recomendable que las cremas solares que usemos sobre su delicada piel incluyan filtros físicos con una protección alta spf 50. Las Cremas Solares Healthy Protection cumplen con estos requisitos y son aptas a partir de los 3 años.

2.  PROTECCIÓN FRENTE AL CALOR

Es importante cuidar la temperatura a la que exponemos al bebé, no solo fuera de casa, también dentro.  Aunque no nos lo parezca los bebés sienten la temperatura igual que los adultos, si estamos acalorados lo más probable es que el bebé también lo esté. Por eso es importante evitar taparlo de más, ya que el exceso de calor puede tener reacciones negativas en el bebé, como sudamina, una erupción de la piel que produce la obstrucción de las glándulas sudoríparas o, en el peor de los casos, un golpe de calor.

Para saber si el niño tiene calor tendemos a tocarle los pies o las manos, sin embargo no son un buen indicativo de su temperatura corporal, si quieres saber si tu bebé tiene calor, es mejor tocarle el cuello o el tórax.   

Para evitar que los niños pasen calor y prevenir males mayores, te damos algunos consejos:

  • ¿Cómo vestir a un bebé y niños más pequeños?  Durante las horas de más calor es bueno que vayan solo con el pañal, sin embargo, el resto del día es mejor que lleven algo de ropa. Cuando los vestimos es importante elegir fibras naturales, como el algodón y el lino que facilitan la compensación de las variaciones de la temperatura y son más frescas, ligeras y agradables para el tacto de la piel.
  • Proteger la cabeza. No es nada nuevo decir que debemos proteger la cabeza del bebé. Aparte de ser una zona muy sensible durante los primeros meses de vida, tanto en verano como en invierno es recomendable el uso de gorros para evitar la temperatura inestable en el bebé.
  • Ventilar la casa. Es recomendable ventilar la casa durante las horas más frescas del día o por la noche, también es bueno utilizar ventiladores u otros mecanismos para ventilar en espacio a nivel suave y sin que incidan directamente en el bebé.
  • Cuidado en el coche. El coche es un lugar en el que se acumula rápidamente el calor, cuando eso pasa tendemos a encender el aire acondicionado durante todo el trayecto. El aire acondicionado reseca fácilmente las mucosas de la vías aéreas, por eso se recomienda bajar de vez en cuando la ventanilla y hacer varias paradas a la sombra durante el trayecto. Y por supuesto nunca debemos dejar a los niños en el coche aunque sea en un lugar a la sombra.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura. Debemos procurar que la temperatura sea uniforme en todas la habitaciones de la casa y, por supuesto, tener cuidado con los cambios de temperatura al entrar y al salir de casa. Si en la calle hace más de 30 ºC, en casa tenla a 26 ºC. Y en días fríos, bájala a 22 ºC.

3. SIEMPRE HIDRATADOS

Igual que los adultos, los bebés poseen un alto porcentaje de agua (70-80% de su peso corporal), aunque las necesidades de agua de los niños son mayores que las de los adultos (50-60% de su peso corporal). Por eso es importante tener especial cuidado con los más pequeños y mantenerlos bien hidratados para prevenir, en el peor de los casos, la deshidratación o un golpe de calor.

Es importante recordar que los niños pierden agua con más rapidez, por eso, para mantener una hidratación adecuada durante todo el día, debemos ofrecerles agua con frecuencia, aproximadamente cada dos horas y anticiparnos antes de que tengan sed e hidratalos también por fuera con cremas corporales hidratantes. También podemos usar cremas de pañal para prevenir la dermatitis de pañal y evitar posibles irritaciones que le harán sentir incómodo. Hay que tener en cuenta que también hay otras fuentes de agua para estar siempre hidratados como la fruta, los zumos o la verdura.

¿Y los bebés? Los bebés amamantados no necesitan agua, zumos ni otras bebidas aparte de la leche materna, ya que casi el 90 % de la leche materna está compuesta por agua. Por eso, es importante que también la madre tenga una buena hidratación.

4. UN BUEN DESCANSO

Durante el verano, con el calor y las vacaciones, la hora de ir a dormir puede ser más complicada de lo habitual. Además de la actividad y la energía que tienen los niños en verano, que amanezca más tarde tampoco ayuda a mantener la dinámica de sueño del resto del año. Aunque durante el verano pueda haber más flexibilidad horaria, es importante modificar lo menos posible las rutinas de sueño de los más pequeños.  

Un  buen descanso es clave para un buen desarrollo físico y cognitivo, también para reponer fuerzas, calmar el estrés y establecer una rutina y un orden. 

Freshly Cosmetics
Freshly Cosmetics

5. PASAR TIEMPO CON ELLOS

El objetivo de todo padre o madre es criar a un hijo feliz y en eso tienen el papel más importante, los niños desde que nacen hasta la edad adulta necesitan el afecto y la atención de sus padres. El verano es una de las épocas del año en la que podemos pasar tiempo con ellos y prestarles toda nuestra atención, ya sea haciendo actividades en familia, ir de vacaciones o simplemente dedicarles la atención que necesitan dejando a un lado las rutinas laborales a las que estamos ceñidos el resto del año. De esta manera los niños se sienten más amados y seguros, además es una oportunidad ideal para conocer mejor a nuestros hijos y, sobretodo, darles la oportunidad de expresarse y escuchar sus pensamientos y sentimientos. ¡Que el calor no os impida pasarlo bien! Hay cientos de opciones para divertirse incluso estando en casa. ¿Has probado con un baño 100% natural, fresquito y relajante en el que sumergirse junto al pequeño mientras interactuáis juntos?

Comparte con nosotros tus impresiones, rutinas y experiencias con la cosmética natural en los comentarios del Blog o a través de Instagram ¡nos encanta compartir experiencias con vosotros! Y sigue pasándote por aquí, cada semana subimos contenido nuevo y prometemos que te va a encantar.

Descuento Freshly Cosmetics
Descuento Freshly Cosmetics

¿Qué te ha parecido? ¡Nos encantará leerte!