Todo lo que no sabías de la tensión muscular y la importancia de contar con un recuperador muscular


¿Eres del 52,5% que practica deporte al menos una vez por semana? Esto te interesa. ¿O eres del 47,5% restante que todavía no practica deporte? Entonces quizá esto termine de convencerte… 

Seas como seas, vamos a hablar del estrés o tensión muscular, es decir; de esa sensación de tirantez, rigidez o pesadez en los músculos que habitualmente desencadena en cierta fatiga, malestar o cansancio ¿Lo has sentido alguna vez? A continuación te explicamos por qué pasa esto en nuestro cuerpo y cómo puedes mejorar esa sensación de músculos cargados en poco tiempo ¡Quédate si quieres descubrirlo!

¿Practicas deporte para desestresarte? Los músculos también se estresan y aparece la tensión muscular…

Durante el ejercicio, los músculos experimentan estrés debido a la tensión, la contracción y la carga impuesta al realizar ciertos movimientos cuando practicamos deporte, e incluso, pueden llegar a producirse microlesiones en las fibras musculares, ¡que no cunda el pánico!

¿Cómo puede ser…? Nuestro cuerpo es sabio y ante esta situación (totalmente normal y beneficiosa, por cierto) activa un proceso de reparación y adaptación, en el que la inflamación es parte de esa respuesta. El sistema inmunológico libera células inflamatorias, como los leucocitos y citocinas, para ayudar en la reparación de los tejidos dañados y, a su vez, eliminar los desechos. 

Esta inflamación, aunque te cueste creerlo, beneficia la recuperación y adaptación muscular a corto plazo. Pero…, ahí viene el “pero”... esta inflamación suele resultar molesta para nosotros, ya que es cuando sentimos esa tirantez, rigidez o pesadez muscular.

Pues bien, ahora que ya sabes qué produce esa sensación y que en realidad es una respuesta natural de nuestro organismo, y es más, nos beneficia en el desarrollo de nuestros músculos, te preguntarás: “Genial, pero… ¿cómo puedo reducir esas molestias musculares?” En nada te lo contamos…

Pero hay más… además de esa tensión muscular, nuestro organismo experimenta en su interior otra serie de cambios cuando realizamos deporte. Un momento de pausa, antes de nada: los beneficios de hacer deporte siguen siendo, muchíiiiisimos más que no realizar ejercicio, que quede claro. Simplemente, debemos ser conscientes de qué ocurre en el interior de nuestro cuerpo para entender por qué tenemos ciertas molestias, y cómo podemos reducirlas o mejorarlas.

Estrés oxidativo y pérdida de minerales al hacer ejercicio…

Cuando practicas deporte o haces ejercicio, sobre todo de gran intensidad, se incrementa el consumo de oxígeno, lo que supone un aumento en la generación de ROS en el cuerpo (principalmente en los músculos) ¿Esto qué quiere decir? Que hacen su aparición los radicales libres, que son quienes oxidan las células y ello desencadena en estrés oxidativo. ¡Pero relax… ¡También tiene solución!

¿La solución? Antioxidantes, ya que son los encargados de neutralizar los radicales libres. Y puedes contar con ellos a través de la alimentación o incluso de la cosmética.

¿Y qué más suele pasar cuando haces deporte? Que sudas… ¿verdad? Por lo tanto, eliminas minerales como el calcio, el sodio y el magnesio a través de la sudoración, lo que afecta al equilibrio electrolítico del cuerpo, y a su vez a la función muscular, la hidratación y el rendimiento. Por ello es importante buscar la forma de compensar esa pérdida de minerales.

Pero, no debemos olvidar que hacer ejercicio nos ayuda a aumentar el tono muscular, a perder peso, mejorar el sistema cardiovascular, aumentar el metabolismo energético y las defensas antioxidantes, incrementar la fuerza y la resistencia… Entre muchos otros.

Retomemos ahora tu pregunta anterior: “Genial, pero… ¿cómo puedo reducir esas molestias musculares? Ha llegado la hora de descubrirlo…

4 tips para aliviar músculos cargados y reducir la tensión muscular fácilmente

Entrena, estira, come y duerme, este debe ser tu mantra. Y…¡spoiler! Añade a tu rutina un recuperador muscular. La alimentación, el equilibrio entre el estrés muscular y la recuperación, es decir, el descanso, y por supuesto los estiramientos, son factores clave para garantizar que las molestias musculares se reducen notablemente. Pero también puedes encontrar un refuerzo muy positivo en la cosmética natural. Vamos a desgranar todo esto:

1- Alimentación. Descubre el poder de la cereza ácida

Existen diferentes alimentos que pueden ayudarte a recuperar tu cuerpo y regenerar tus músculos después de un entrenamiento. ¿Cuáles son esos alimentos? Aquellos ricos en proteínas, antioxidantes y minerales como calcio, magnesio y sodio. ¿Y dónde los puedo encontrar? En verduras de hoja verde, frutos rojos y huevos.

Existe un estudio del Journal of the American College of Nutrition, realizado con triatletas, corredores y ciclistas, sobre los beneficios de la cereza ácida para la recuperación muscular. Este estudio demuestra que se reduce la inflamación, los daños y el dolor muscular después de entrenar. Tampoco podemos olvidar que las cerezas son muyyyyy ricas en antioxidantes ¡Lo tienen todo!

2- Estiramientos ¿Eres de los que sabes la importancia de estirar, pero siempre sales corriendo? SI SOY

Aunque te suene a “tópico” es una verdad, verdadera. Después de hacer ejercicio es importantísimo estirar para ayudar a nuestros músculos a relajarse y recuperarse más fácilmente. Del mismo modo que no deberías empezar a practicar deporte sin calentar. 

No te saltes este paso, para entendernos mejor; es como irte a dormir sin realizar tu rutina de limpieza facial de noche.¡Un DON´T en toda regla!

3- Descanso. Dormir y descansar es parte de tu rutina de ejercicios, ¡no lo olvides!

Tu cuerpo necesita que duermas para poder recuperarse al 100%. Por ello, si deseas que tu recuperación muscular sea más rápida: duerme todo lo que puedas. Si eres de los que piensa que mientras duermes, estás perdiendo el tiempo. Sentimos decirte que es un ERROR. En realidad estás mejorando tu recuperación y tu rendimiento deportivo. Deberías dormir entre 7-8 horas diarias, pero si no te resulta fácil, puedes aprovechar las siestas y los findes de semana para recuperar esas horas de sueño.

4- Refuerzo cosmético. El secreto de una recuperación muscular más rápida empieza en tu piel

¡Tus músculos necesitan un refuerzo para su recuperación! Alivia la fatiga y la tensión muscular después del ejercicio físico con un masaje, y potencia los beneficios de ese masaje, aplicando un producto específico para ello. Es decir, un recuperador muscular natural que combine ingredientes antiinflamatorios, analgésicos y antioxidantes. Y si además te ayuda a compensar la pérdida de minerales ¡será todo un logro!

Dedica unos 15/20 minutos a realizar masajes en las zonas de tu cuerpo que más hayas trabajado durante tu entrenamiento. Por cierto, no es necesario que realices estos masajes justo después de entrenar. Puedes hacerlo después de la ducha o antes de ir a dormir. Tip! Puedes usar tus propias manos incidiendo con cierta presión, o incluso, una pelota de tenis.

¡Recordatorio! Este tipo de productos cosméticos y masajes, nunca deben sustituir los estiramientos, una correcta alimentación, ni el descanso. La combinación de estos 4 tips es la clave para aliviar la tensión muscular y, por tanto, esa sensación de músculos cargados. ¡Ni más, ni menos!

¿Te hemos creado la necesidad de un recuperador muscular?... Te lo ponemos fácil, entra.

¡Freshly quiere decirte algo! Desde el Freshly Team seguimos aprendiendo cada día para tomar decisiones que nos acerquen a un futuro mejor. A veces nos tildan de soñadores, pero lo que realmente tenemos es una visión optimista y un camino claro para llegar a ese mañana.
¿Nos acompañas en este viaje? Si estás aquí es porque eres exigente a la hora de cuidar tu cuerpo y el planeta. Al suscribirte a la newsletter vas a recibir artículos como este para seguir aprendiendo, además de enterarte de novedades y descuentos exclusivos. ¿Te animas?

¿Qué te ha parecido? ¡Nos encantará leerte!